Destacado

Esta soy yo

Hola amigos…

Yo soy Raisa Barberán de Ecuador, y quiero poder compartirles por este medio frases, historias de vida, consejos, poemas, palabras de motivación personal y experiencias vividas.

Anuncios

PRIMER CAPITULO SOLTAR, APRENDER, VIVIR Y AMAR.

Hoy quiero compartir el primer capitulo de una historia que he escrito durante ya 5 años… y sí, me he tardado un poquito porque es complicado escribir recordando y sin que se te salgan lagrimas por lo vivido, y extrañado. Y he parado de escribir hasta sentirme nuevamente apta para volverlo a hacer y es ahí donde se me ha ido el tiempo pero aqui estoy queriendo compartir mis sentimientos, mi mundo, conflictos y alegrias. Es un libro que pretendo ayude a muchas personas que pasan por este tipo de perdidas, y que puedan entender que hay que seguir luchando aunque aveces no hayan fuerzas, ni motivos.

PUNTOS A MI FAVOR

Son 30 y a muchos les parecerá pocos, pero he experimentado como ya de 50…

Siempre quise ser madre y la vida me ha fallado.

Fui esposa y quise ser la mejor, pero me fue arrebatado.

Estaba en construcción y todo fue derrumbado.

Fui feliz y me llegó el caos.

Tenia planes pero estos se esfumaron.

he llorado por mi, por el, por ella, por nosotros.

La tristeza llegó a mi mundo pero me he levantado, la hice mi amiga y llega de vez en cuando pero no se queda porque la voy sacando.

Hoy tengo 30 y he vivido como de 50 pero aun no me vencen por que me falta un poeta.

Dejemos que nos quiten todo menos las ganas de seguir.

Los dolores del alma no se van, no se olvidan, no se lavan, ni mucho menos emigran. Te arrancan la piel, te estrujan el alma y hasta pueden envenenar el corazón.

hoy lucho como todos los días contra mi mismo, contra mis ganas de llorar, contra las ganas de no despertar.

y aun así, sonrío porque se fue la mitad de mi mundo, pero yo estoy aquí. Aquí para seguir aprendiendo, seguir cultivando y sobre todo seguir sonriendo.

Lo negativo es esencial para llorar y luego reír. Creo firmemente en que debemos luchar día a día con todos nuestros sentimientos y al final de este, por mas malo que haya sido regalarnos una sonrisa, dormir y despertar teniendo otra oportunidad para volver a sonreír.

Hoy es de esos días en los que no se puede escribir pero que aun así escribes, nada apasionado, nada loco ni mucho menos tan interesante, pero escribes.